El coleccionista (1965)

21 de mayo de 2005


El Coleccionista (1965)

Ayer viernes por la tarde vi El coleccionista (The Collector, 1965) de William Wyler, uno de los ultimos trabajos del mítico cineasta y con toda seguridad su última obra maestra (aunque La liberación de L.B. Jones es un drama antirracista que está muy bien, pero no llega al nivel de esta).

Realmente ha sido una delicia rescatar este clásico a medio camino entre el melodrama, el suspense y el terror. La historia es la de un joven, Freddy Clegg (Terence Stamp) con serias dificultades para relacionarse (casi un autista), empleado de un banco y aficionado a cazar y coleccionar mariposas. Un día le toca una quiniela, y a partir de ahí dispondra de tiempo y dinero para llevar a cabo su plan largamente aplazado: raptar a la mujer de la que esta secretamente enamorado/obsesionado desde hace años, Miranda Grey (Samantha Eggar), y tenerla secuestrada hasta conseguir que ella se enamore de él... Compra una casa apartada en una zona rural, y un día tras seguir con su furgoneta a Miranda mientras esta pasea por Londrés, la aborda en una esquina, la duerme con cloroformo y se la lleva secuestrada.

La película tiene practicamente estos dos unicos personajes y transcurre casi integramente en el sótano donde la tiene secuestrada, aunque parte tambien transcurre en la casa propiamente dicha. Es por lo tanto muy teatral en su concepción. Sin embargo el gran mérito de William Wyler está en que con unos elementos tan frágiles (argumento muy esquemático y poco verosimil, ausencia de acción y pocos escenarios), consigue atrapar al espectador en un caudal de emociones, sentimientos y verdadera preocupación por el destino de esos personajes al límite.


Terence Stamp y Samantha Eggar en El Coleccionista (1965)

El hallazgo fundamental está en que se aborda la historia desde los dos puntos de vista, tanto desde la perspectiva de él como desde la de ella, con lo que se consigue un curioso efecto: al tiempo que crece nuestra angustia por la suerte de la pobre chica, crece tambien nuestra comprensión (y compasión) hacia Freddie, personaje ambiguo que resulta repulsivo y atractivo a partes iguales (gracias sobre todo a un espléndido Terence Stamp, en uno de sus primeros trabajos, y de lo mejor que ha hecho nunca). La ausencia de otros personajes y subtramas hace que el espectador no tenga un minuto de relajamiento y que en ningun momento pueda dejar de pensar en la situación que esta contemplando, viendo como la inteligente muchacha intenta escapar de mil y una maneras, y como todas ellas son frustradas por su captor, que pese a su inestabilidad emocional, parece tener todos los detalles bajo control.


El Coleccionista (1965)

A esto se añade la tensión sexual que recorre el film y que nunca termina de estallar, en esto es muy hichkotiano: no llegamos a saber porqué él estando tan enamorado de ella se muestra tan esquivo ante la posibilidad de un encuentro sexual, y tampoco si el deseo de ella es unicamente una estratagema para intentar escapar o realmente siente algo de verdad por su captor. La ambiguedad nunca es desvelada.

Estamos ante una película realmente compleja que aborda muchos temas desde posiciones ambiguas y nada cómodas: el significado del amor, de la libertad, la incomunicación, e incluso las concepciones clasistas de la sociedad. La metáfora con el coleccionismo de mariposas va más álla de una lectura superficial, y la maestría de William Wyler llega a extremos fascinantes, como ese momento en el que un portazo hace que con el aire se muevan las mariposas (muertas) de la colección, y los significados que metafóricamente se le puede atribuir, o la expresión aterrorizada de la muchacha al ver la colección de mariposas y como en ese momento se da cuenta por primera vez de que dificilmente va a salir viva de su cautiverio.

Bueno, no puedo decir mucho, tampoco soy ningun critico de cine, solo digo lo que sale porque a mi la pelicula me ha encantado, y me ha impresionado, creo que esta entre las mejores que he visto en mucho tiempo. Es una pelicula de 1965, hecha en un momento de cambio social que afectaría al cine de forma decisiva. La introspección psicologica, la sexualidad, la ambiguedad moral, la alienación, son elementos de una nueva epoca que prefiguran ya el cambio que enterraría (¿para siempre?) las simplistas concepciones burguesas tanto del cine como de la sociedad.


Samantha Eggar en El Coleccionista (1965)



2 comentarios:

peliculas 29 de julio de 2011, 20:57  

Hola, esta pelicula para quien le interese... la tiene disponible en www.divxonline.info para verla online o descargarla

Saludos,
May

Alvaro Sifuentesglz 11 de julio de 2016, 17:48  

tambien la puedes ver en clasicofilm.com

Publicar un comentario

Web Analytics