Julius Fučík, un Héroe Universal

8 de septiembre de 2008


Julius Fučík

El 8 de septiembre de 1943 fue asesinado en Berlín por los nazis el periodista y comunista checo Julius Fučík. ¡¡Él VIVE EN NUESTRA MEMORIA!!

Julius Fučík había nacido en Praga en 1903 en una familia de clase trabajadora de origen judío. Tras estudiar filosofía, en 1921 ingresó en el recien creado Partido Comunista e inició su labor de crítico literario y teatral en diversos medios. En los años 30 visitó la Unión Soviética en dos ocasiones, llevándose una muy buena impresión de las conquistas revolucionarias, las cuales defendió frente a los críticos dentro de su propio partido.

Tras la invasión nazi de Checoslovaquia en marzo de 1939, pasó a formar parte de la Resistencia organizada contra la ocupación. En febrero de 1941 fue nombrado miembro del Comité Central del Partido Comunista en la clandestinidad, encargándose de las publicaciones ilegales. En abril de 1942 fue detenido en Praga por la Gestapo junto a seis compañeros, y encarcelado en la prisión de Pankrác. En el verano de 1943 fue trasladado a Berlín y poco después ejecutado.


Julius Fučík - Bürgerpark Pankow de Berlín

Monumento en memoria de Julius Fučík en el Bürgerpark Pankow de Berlín



Durante su cautiverio escribió su famoso Reportaje al pie de la Horca (pdf), en el que relata las espeluznantes torturas que recibió de los nazis, y pese a las cuales nunca delató a ninguno de sus compañeros. Esta obra pudo ver la luz gracias a los papeles que le entregaba a escondidas a un guardia de la prisión, y que éste iba sacando y escondiendo. Terminada la guerra, su esposa Gusta Fučíková, que también había estado prisionera, se encargó de ordenar los escritos para su publicación. Esta obra ha sido traducida a más de ochenta idiomas.

En 1950 recibió a título póstumo el Premio Internacional de la Paz. Durante toda la época socialista Julius Fučík fue considerado un gran Héroe Nacional de Checoslovaquia. Hoy lo sigue siendo para todos nosotros.


Hilda Bernstein

  • El 8 de septiembre de 2006 falleció a los 91 años la activista sudafricana Hilda Bernstein, que dedicó su vida a luchar por los derechos humanos y contra la discriminación.

    Hilda Schwarz (su apellido de soltera) había nacido en Londres en 1915 y era hija de inmigrantes rusos. Con dieciocho años emigró a Sudáfrica. Sus ideas de izquierdas y su rechazo al racismo existente contra la población negra, le hicieron afiliarse al Partido Comunista, único partido sudafricano en el que no existía segregración racial.

    En 1941 se casó con el también activista Lionel "Rusty" Bernstein, de quien tomó el apellido. Durante muchos años, ambos fueron incansables luchadores contra la política racista del apartheid. Hilda fue una de las fundadoras de la Federación de Mujeres Sudafricanas, y una de las organizadoras en 1956 de la multitudinaria Marcha de Mujeres sobre Pretoria, en la que más de 20.000 mujeres de todas las razas marcharon sobre Pretoria para protestar contra la ley que obligaba a las mujeres negras a llevar pases que restringían sus movimientos.

    El matrimonio Bernstein fue perseguido por el gobierno, que intentaba atajar las actividades de los que consideraban como "blancos traidores". En 1960 Hilda fue detenida durante el Estado de Emergencia impuesto en el país tras la Masacre de Sharpeville. También su marido fue arrestado varias veces y estuvo encarcelado. En 1963 la situación se volvió tan peligrosa que decidieron abandonar el país por la frontera de Botswana, exiliándose en Londres. Desde allí continuaron trabajando en apoyo del Congreso Nacional Africano y del movimiento anti-apartheid. Viajaron por numerosos países y recogieron sus experiencias en varios libros.


    Rusty y Hilda Bernstein junto a Nelson Mandela
    Rusty y Hilda Bernstein junto a Nelson Mandela



    Rusty y Hilda Bernstein regresaron a Sudáfrica en 1994, para participar en las primeras elecciones libres tras el fin del apartheid. Ellos apoyaron la candidatura del Nelson Mandela, que salió elegido presidente por abrumadora mayoría. En 2002 falleció Rusty. En 2004 Hilda recibió el Premio Luthuli en reconocimiento a toda una vida dedicada a defender la democracia y los derechos humanos. Pasó sus últimos años en Ciudad del Cabo, donde falleció de un ataque al corazón.



    Escuchando Plug In Baby, Muse

  • Publicar un comentario en la entrada

    Web Analytics