¡¡Un aplauso para los jueces!!

30 de enero de 2009


Queremos felicitar al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu por su valiente decisión de admitir a trámite la denuncia contra el ex-ministro israelí de defensa Benjamín Ben-Eliezer y seis mandos militares de este país, acusados de CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD por el asesinato en 2002 de 14 civiles palestinos, ocho de ellos niños, en la franja de Gaza.

La acusación fue promovida por los familiares de las víctimas e impulsada por el Centro Palestino de Derechos Humanos de Gaza. Según el auto del juez "el ataque contra la población civil ya de inicio es ilegítimo, pues el mismo tendría como objeto la comisión de un asesinato", un hecho que España puede perseguir atendiendo "al principio de la jurisdicción universal"

Es muy valiente por su parte lo que está haciendo, y esperamos que se cuide bien, porque ya sabemos como se las gasta Israel habitualmente y son capaces de mandar sicarios para matarle y todo. Esperamos que los cuerpos y fuerzas de seguridad le mantengan protegido a él y a su familia.

Por el momento ha conseguido bastante eco en los medios de comunicación nacionales e internacionales, y puede que esto anime a más gente a interponer denuncias contra políticos y militares de Israel por vulnerar los derechos humanos.

No hay nada que perder, se consigue publicidad gratuita y además sirve para que esta gente coja un poco de miedo a viajar por el mundo. ¡¡ADELANTE PALESTINA, VENCEREMOS!!


Educación para la ciudadanía

  • También celebramos la decisión del Tribunal Supremo de avalar la asignatura de Educación para la ciudadanía, rechazando las pretensiones de los sectores más reaccionarios de la sociedad y que reclamaban un inexistente derecho a la "objección de conciencia". Educación para la ciudadanía es, por lo tanto, una asignatura obligatoria como cualquier otra, y los alumnos que no la cursen serán suspendidos tanto si les gusta como si no.


    Pierre Boulle (1912-1994)

  • El 30 de enero de 1994 falleció el escritor francés Pierre Boulle, autor de las novelas El puente sobre el río Kwai (1952) y El planeta de los simios (1963), objeto de exitosísimas adaptaciones al cine.

    Es famosa la anécdota de que en 1957, Boulle fue premiado con el Oscar al mejor guión adaptado por El puente sobre el río Kwai, a pesar de que él no escribió el guión, entre otras razones porque no sabía nada de inglés. Su "discurso" al recoger el premio consistió en una sola palabra: "Merci"

    En realidad, el guión de El Puente sobre el río Kwai fue obra de Carl Foreman y Michael Wilson, dos grandes guionistas, miembros del Partido Comunista de los Estados Unidos y víctimas de la "caza de brujas". Debido a que sus nombres fueron incluídos en las temibles "listas negras" por negarse a delatar a compañeros, se vieron obligados durante años a trabajar bajo pseudónimo, sin desvelar su identidad.

    Entre los guiones de Carl Foreman destacaron otros títulos famosos como El ídolo de barro (1949), Solo ante el peligro (1952) o Los cañones de Navarone (1961). También hizo labores de productor e incluso llegó a dirigir el film antibelicista Los Vencedores (1963)

    Por su parte Michael Wilson colaboró también en el guión de El planeta de los simios (1968), además de otros como Un lugar el en sol (1951), Operación Cicerón (1952), La sal de la tierra (1954) o Lawrence de Arabia (1962).

    En 1984 la injusticia histórica fue parcialmente reparada, y la Academia de Hollywood concedió el Oscar póstumamente a los dos guionistas y sus nombres fueron incorporados a la lista de ganadores.


    Carl Foreman y Winston Churchill
    Esta foto es interesante: Carl Foreman reunido en Londres con un ya anciano
    Winston Churchill en 1964. Foreman fue el productor y guionista de la película
    El Joven Winston (1972), basada en un libro autobiográfico del político inglés



    Michael Wilson
    Michael Wilson




    Escuchando Circus Diabolique, Nox Arcana



  • 1 comentarios:

    Xerión,  6 de febrero de 2009, 21:01  

    ¡Bravo por los jueces valientes! Ahora lo que tendría que ocurrir es que los dirigentes de los países occidentales le echasen un par y empezaran a romper relaciones diplomáticas con el Estado de Israel hasta que abandone su ultrasionismo (adaptación judía del nazionalsocialismo hitleriano) y el terrorismo de Estado (es decir, los brutales asesinatos perpetrados por las Fuerzas de Seguridad Públicas bajo mandato de Gobiernos déspotas e insensibles). ¡Viva el pueblo palestino! ¡Colonos fuera!

    Publicar un comentario

    Web Analytics