El séptimo sello (1956)

29 de junio de 2005


El séptimo sello (1956)



El caballero Antonius Block (Max von Sydow) vuelve a su tierra tras diez años luchando en el nombre de Dios, allá por las Cruzadas. Su viaje de regreso se convierte en una de las más lúcidas, certeras y profundas reflexiones existenciales y metafísicas de la historia del cine. Las dudas sobre la vida eterna, el miedo a morir sin la posibilidad de saber si hay algo tras la muerte y la imposibilidad de conocer la existencia de Dios más allá de la fragilidad de la fe acompañan al cruzado.

En su periplo, Ingmar Bergman le cruza con los horrores de la peste; con personajes inocentes como José, María y su retoño; y, sobre todo, con La Muerte (Bengt Ekerot), con la que disputará una enigmática partida de ajedrez que ayudará a desvelar un poco el misterio de nuestra existencia. Ese es el auténtico poder de las obras maestras.


(Antonius Block) - ¿Quién eres tu?

(La Muerte) - La Muerte

(Antonius Block) - ¿Es que vienes por mí?

(La Muerte) - Hace ya tiempo que camino a tu lado

(Antonius Block) - Ya lo se

(La Muerte) - ¿Estás preparado?

(Antonius Block) - El espíritu está pronto, pero la carne es débil


(La Muerte se dispone a cubrirle con su capa)


(Antonius Block) - Espera un momento

(La Muerte) - Es lo que todos decís, pero yo no concedo prorrogas

(Antonius Block) - Tú juegas al ajedrez, ¿verdad?

(La Muerte) - ¿Como lo sabes?

(Antonius Block) - ¡Ah! Lo he visto en pinturas y lo he oído en canciones

(La Muerte) - Pues si, realmente soy un excelente jugador de ajedrez

(Antonius Block) - No creo que seas tan bueno como yo

(La Muerte) - ¿Para qué quieres jugar conmigo?

(Antonius Block) - Es cuenta mía

(La Muerte) - Por supuesto

(Antonius Block) - Juguemos con una condición: si me ganas, me llevarás conmigo; si pierdes la partida, me dejarás vivir.


(Se sientan ante el tablero de ajedrez)


(Antonius Block) - Las negras, para ti.

(La Muerte) - Era lo lógico, ¿no te parece?


(Hasta tres veces se encuentran los contendientes a lo largo del filme. Al final de la partida, el caballero disimula y tira las piezas)


(Antonius Block) - No recuerdo cómo estaban las piezas

(La Muerte) - Yo si lo recuerdo. No te podrás escapar (...) Jaque mate en la próxima jugada

(Antonius Block) - Ya lo sé

(La Muerte) - ¿Has hecho ya tu buena acción?

(Antonius Block) - Sí, ahora, por fin.

(La Muerte) - Bien, me alegro (..) La próxima vez que te encuentre te llevará a ti y a los que estén contigo. A todos.

(Antonius Block) - Y nos revelarás tu misterio

(La Muerte) - Yo no tengo nada que revelar

(Antonius Block) - ¿no sabes nada, tu?

(La Muerte) - Yo no sé nada

2 comentarios:

aitor,  18 de agosto de 2007, 11:04  

Según la edición de nangafilms en DVD (caja con siete pelis) al final la muerte no dice "yo no sé nada" sino "yo no soy nada". Independientemente de cuál traducción es la correcta, me parece más interesante el "yo no soy nada" puesto que así es en realidad y ningún conocimiento cabe esperar de la nada.

Sabu 25 de octubre de 2009, 17:09  

Me encanta la profundidad de la película y en concreto de las escenas del juego del ajedrez, respecto a la frase final, lingüisticamente también es correcta la frase yo no se nada, pues responde a la pregunta que se le formula, no asume que sea algo, y por otro lado alguna entidad tiene en la película pues establece una relación con el protagonista.

Publicar un comentario

Web Analytics