El hombre mosca, una película inolvidable de Harold Lloyd

21 de abril de 2005


Harold Lloyd en El Hombre Mosca (1925)

El hombre mosca (Safety last, 1923) es la película más famosa del gran cómico Harold Lloyd y toda una obra maestra del humor.

El protagonista Harold Lloyd, es un joven provinciano de escasos recursos que decide emigrar a la gran ciudad para labrarse un porvenir y así poder casarse con su novia (Mildred Davis). Desde allí le escribe apasionadas cartas relatándole sus éxitos en el mundo de los negocios. Pero en realidad, comparte una modesta habitación con un amigo (Bill Strothers), no puede pagar el alquiler y trabaja como modesto dependiente en unos almacenes.

Cuando su prometida llega por sorpresa a la ciudad y se presenta en los almacenes, Harold simula ser el gerente de la compañía. El equívoco le permite proponerle al verdadero gerente una idea que reporte publicidad a los almacenes: su amigo, auténtico hombre-araña, escalará un rascacielos. Sin embargo, a la hora de la verdad este amigo se verá envuelto en líos con un obstinado policía que le persigue, y no podrá realizar la escalada. Así que Harold Lloyd no tiene más remedio que ocupar su lugar...


Harold Lloyd y Mildred Davis

La secuencia más importante e impactante del film es la espectacular escalada al edificio por parte de un pletórico Lloyd. Tensión, suspense, humor y asombro son algunas de las emociones irradiadas en el visionado de esta memorable ascensión, metáfora de su ascenso social y vital, que en la cima consigue todos sus fines, si se actúa con ambición y riesgo...

Una narración colmada de situaciones ocurrentes con gags estupendamente planificados, óptima utilización de los personajes secundarios y de los escenarios, soltura en la acción y magnífica realización. Creo que pocos films del periodo mudo han resistido mejor el paso del tiempo que El hombre mosca. La imagen de Harold Lloyd colgado de las agujas de un reloj es un momento mítico en la historia del cine, e incluso fue homenajeada muchos años después en Regreso al futuro.

Comentar también que en la vida real Mildred Davis posteriormente se casaría con Lloyd, y que éste no fue doblado casi nunca mientras trepaba por el edificio, perdiendo el dedo pulgar y el dedo índice de su mano derecha durante el rodaje (¿os imaginais a una estrella de cine actual arriesgándose de esa manera? ja). Bill Strothers, el actor que representa a su compañero de piso fue el encargado de doblar a Lloyd en los planos largos, ya que Strothers en realidad sí se dedicaba a escalar edificios y en Los Ángeles era conocido como "el hombre araña"...

1 comentarios:

4815162342 30 de mayo de 2010, 13:01  

Es generalmente aceptado que Lloyd perdió los dedos pulgar e índice en el rodaje de esta película. Nada más lejos de la realidad. Los perdió tres años antes durante una sesión de fotos para promocionar su cortometraje "Haunted Spooks". En ellas Lloyd aparecería intentando encender un puro con una mecha de una bomba. Desgraciadamente se despistó y la bomba acabó explotando, perdiendo la visión y los dos dedos. Afortunadamente recuperó la visión, pero no así sus dos dedos. Utilizó un guante protésico que disimulaba su tara, hasta el punto de que el público no se enteró de que le faltaban dos dedos hasta años después.

Publicar un comentario

Web Analytics